La puntualidad, una clave de la organización

La puntualidad, una clave de la organización


El ser humano en muchos momentos se deja llevar por la tentación de la vagancia que surge en forma de pereza. A los niños también les sucede, por ejemplo, cuando suena el despertador para ir a clase. Del mismo modo, nunca encuentran el momento adecuado para comenzar a hacer la tarea puesto que siempre piensan que después la harán mejor. Sin duda, los niños deben adoptar responsabilidades desde pequeños en un grado acorde a su edad, es decir, deben asumir su obligación de ir a clase como una tarea positiva que deben afrontar con alegría y entusiasmo.

La puntualidad es un valor esencial en cualquier persona para organizarse de forma óptima el tiempo. Sin duda, llegar tarde al colegio un día tras otro es un gesto de conducta inadecuado puesto que implica una falta de respeto al profesor y a los demás compañeros.

Mediante la puntualidad los niños empiezan a tomar conciencia del límite que impone el tiempo. Es decir, descubren que deben aprovechar el momento de forma óptima, de lo contrario, el tiempo pasa tan rápido que se desperdicia sin haberlo aprovechado. Por eso, si un día un niño llega tarde a clase seguramente aprenderá de su propio error y sabrá que otro día deberá levantarse antes.

La puntualidad es un hábito de conducta excelente que está directamente relacionado con el trabajo bien hecho y el valor hacia las cosas.

Maite Nicuesa en exclusivo para yamujer.com

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Start typing and press Enter to search