Envases para alimentos

Envases para alimentos

Existen diversos tipos de envases que en algunos casos pueden usarse indistintamente, según las preferencias:

-Hoja de plástico.

-Papel de aluminio.

-Bolsas de plástico.

-Recipientes de plástico.

-Recipientes de papel de aluminio rígido.

-Recipientes de vidrio.

-Hojas de plástico: La película de plástico adherente que se emplea normalmente en la cocina, no utilizándose para el congelador. Al cabo de poco tiempo pierde la adherencia y el envoltorio se abre. Se deberá buscar plástico especial para congelación o bien protegerlo con una doble envoltura.

-Papel de aluminio: Se elegirá con preferencia un papel de aluminio grueso o se pondrá el papel normal doblado. Este papel se emplea sobretodo para envolver alimentos de formas irregulares y también para proteger alimentos punzantes. Con este tipo de envoltorios los alimentos quedan cerrados herméticamente plegando los extremos varias veces sobre sí mismos.

-Bolsas de plástico: Es conveniente saberlas cerrar bien herméticas, pues hay que eliminar el aire existente que pueda quedar en su interior. Para cerrar estas bolsas se utilizan unos pequeños ganchos, los cuales se pueden utilizar nuevamente.

Existen también cintas adhesivas especiales para productos congelados. Otro procedimiento consiste en soldar la abertura mediante calor; para esta operación existen aparatos para soldar las bolsas.

-Recipientes de plástico con tapa: Se elegirán en principio en forma cuadrada o rectangular para que se puedan apilar y acomodar de manera más adecuada. Los envases plásticos no pueden ponerse al honro, pero muchos de ellos pueden emplearse para descongelar los alimentos en el microondas.

-Recipientes de papel de aluminio rígido: Sirven tanto para el congelador como para calentar los alimentos en el horno. Se pueden utilizar varias veces Muchos de estos recipientes llevan tapas que encajan y cierran de forma hermética, los que no las tienen deberán protegerse con una bolsa de plástico. Este método se emplea principalmente para congelar alimentos cocinados.

-Recipientes de vidrio: Muchos potes de conservas o mermeladas con tapa de rosca resisten la congelación y pueden utilizarse perfectamente para este uso, pero siempre es conveniente comprobar la resistencia del envase colocándolo vacío dentro de una bolsa un tiempo prudencial. Si llegase a estallar la bolsa contendría los pedazos de vidrio, que no se esparcirían por el congelador.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Start typing and press Enter to search