El descubrimiento de la vocación

El descubrimiento de la vocación

La vocación es esa llamada interior que todos llevamos dentro. Una misión de vida que remite al ámbito profesional de una persona y que está relacionada de forma directa con el núcleo personal. Un ser humano se siente feliz cuando logra ejercitar su vocación, llevar adelante un proyecto de vida en sintonía con su verdadera identidad. Sin embargo, las circunstancias del momento no siempre favorecen la realización de un trabajo acorde a las cualidades individuales de una persona. Aunque el dinero no es lo más importante en orden a la satisfacción interior lo cierto es que es necesario para cubrir unas necesidades básicas elementales para el desarrollo de otras capacidades intelectuales más elevadas.

Por eso, puede que temporalmente una persona tenga que realizar un trabajo que no le guste. ¿Qué sucede cuando hacemos algo que no nos gusta? Que necesitamos un mayor esfuerzo de la voluntad ya que realizamos con más agrado y facilidad aquello que está en sintonía con nuestras preferencias.

Por eso, atendiendo a la vocación es tan esencial la elección de la carrera que constituye la preparación para el desempeño profesional posterior. ¿Qué elementos son importantes tener en cuenta para realizar esta elección? Algunas personas cometen el error de guiarse por las salidas que una carrera tiene o, lo que es lo mismo, por su orientación práctica. Lo cierto es que es importante apostar por el deseo interior y ser feliz con la realización de una actividad fundada en la vocación.

Los padres deben apoyar a sus hijos en su decisión, respetarles y acompañarles en esta aventura porque la universidad es una puerta abierta al futuro. Una etapa de la vida que se queda grabada en el corazón. La verdadera vocación es una conquista interior que se alcanza a base de perseverancia, constancia, tesón y voluntad. Generalmente, quien permanece con firmeza en sus inquietudes, en algún momento consigue encontrar un trabajo acorde a sus posibilidades y preparación.

A veces, simplemente, hay que tener paciencia y esperar el momento oportuno porque también conviene ser realista y asumir que en un momento de crisis económica como el actual, es más difícil encontrar un trabajo. Por eso, es un tiempo estupendo para apostar por la formación y el perfeccionamiento del currículum.

Maite Nicuesa en exclusivo para yamujer.com

1 Comment

  • Maria Eugenia
    11 años ago Reply

    Excelente lectura.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Start typing and press Enter to search