El espíritu de la gente joven en la Jornada Mundial de la Juventud

ads

Durante estos días, las calles de Madrid han vivido momentos de máximo calor ya que la huella del calor es notable. Además de las altas temperaturas, la sensación de asfixia todavía era mayor como consecuencia de las aglomeraciones vividas durante unos días de fe y de espiritualidad que también pueden ser interpretadas desde un punto de vista emocional. La juventud es el futuro, es decir, el pilar sobre el que se sustenta nuestro presente.

 Por esta razón, los jóvenes de todo el mundo han mostrado su fuerza y su iniciativa al recorrer muchos kilómetros de distancia para mostrar su fe al mundo y recibir a Benedicto XVI. Por su parte, el papa también ha querido imprimir esperanza a la par que en su discurso de despedida ha asegurado que reza por los jóvenes españoles para que puedan encontrar una oportunidad laboral. Es decir, ha hecho un especial hincapié en el problema del desempleo. Un problema que también produce tristeza, dolor y sufrimiento.

 La fuerza de la gente joven se ha mostrado a través de la alegría y la ilusión que produce la convicción de la fe. Sin duda, estamos en una sociedad un tanto carente de valores, especialmente, de valores religiosos, sin embargo, estas jornadas que se han celebrado en Madrid han imprimado entusiasmo y confianza a los implicados. Una fiesta que se celebrará nuevamente en Río de Janeiro dentro de dos años.

Está claro que muchas personas que tienen fe depositan su confianza en Dios y esperan ser ayudados.


ads

Comenta en "El espíritu de la gente joven en la Jornada Mundial de la Juventud"

Deja un comentario.

Su email no se publicará.


*


Ir a la barra de herramientas