Aprender a nadar en la infancia

ads

Aprender a nadar en la infancia

El deporte es muy saludable en cualquier etapa vital. De hecho, incluso los ancianos deben intentar dar un paseo diario y también deben mantener la mente activa mediante la lectura y la realización de crucigramas o sopas de letras. La actividad es inherente al ser humano desde que nace hasta que muere. De hecho, el descanso sólo adquiere sentido en relación con la actividad y el trabajo. Aunque cualquier trabajador sueña con las vacaciones de verano lo cierto es que pocas personas podrían ser felices sin realizar un trabajo en el que poder desarrollarse y crecer.

Por esta razón, los niños están en un proceso de aprendizaje constante no sólo en el colegio sino también en otros ámbitos. Es habitual que los niños aprendan a nadar en las vacaciones de verano. Para ello, cualquier padre o madre matricula a su hijo en un curso de natación para que los más pequeños de la casa puedan aprender a nadar gracias a la ayuda de un experto profesional en la materia pero además, así los niños también pueden superar su miedo al agua.

Aprender a nadar es importante puesto que la natación es un deporte muy saludable para el bienestar físico. En concreto, es muy positiva para el perfecto estado de la espalda. Además, nadar es un auténtico placer puesto que en vacaciones de verano es muy habitual que muchas personas disfruten en la playa o acudan a la piscina para tomar el sol y para darse un baño. Sin duda, un padre debe observar a su hijo pequeño cuando se mete en la piscina para poder garantizar la seguridad del pequeño. De hecho, cualquier piscina debe de contar con un socorrista que pueda atender cualquier emergencia.

Maite Nicuesa en exclusivo para yamujer.com


ads

Comenta en "Aprender a nadar en la infancia"

Deja un comentario.

Su email no se publicará.


*


Ir a la barra de herramientas